Imprimir

WAG 1997

Escrito por Pedro Toquero Vicente el . Publicado en Grandes relatos

Comentarios de Pedro Toquero Vicente sobre su participación en los Primeros Juegos Aéreos Mundiales celebrados en Turquía durante el mes de septiembre de 1997. Hasta ahora la prueba más importante que se ha realizado en Clase Mundial.

Hola amigos y volovelistas:

Luis Ferreira (Webmaster del Club Nimbus) me pidió a mi regreso de Turquía, unas líneas para contaros de primera mano lo que allí aconteció, os puedo adelantar que fue una experiencia inolvidable.

La idea de ir a Turquía se me había propuesto meses antes, pero estaba totalmente descartada, sin avión ni recursos no había posibilidad de asistir. Pero la fortuna se alió conmigo. Sin comerlo ni beberlo y en cinco días, me embarcaba en un barco desde Brindisi (Italia) camino de Çesme (Turquía), para representar a España en el Primer "Campeonato del Mundo de la Clase Mundial", un sueño hecho realidad.

Álvaro de Orleáns y sus socios, ponen a mi disposición un magnífico PW5, recién salido de fábrica y preparado para competir en las mejores condiciones.

Acompañado por el equipo italiano desde Rieti, llego a Inönü el día 1 de Septiembre. Tengo una semana para conocer el avión, sus instrumentos, la zona de vuelo y todos los entresijos que una competición internacional tiene, tareas que se ven grandemente facilitadas por las instrucciones previas de D. Álvaro y por la ayuda de la escuadra Italiana.

Fue una semana cargada de expectación, cosas nuevas, imágenes maravillosas, ambiente deportivo y todo lo que un deportista dispuesto a representar a su país puede sentir. Con tres vuelos de poca historia y la jornada inaugural todo listo para empezar.

El Briefing del día 7 era diferente, difícil de describir, se respiraba pesadamente. Desde el primer momento, miradas entre los participantes tratando de escrutar pensamientos, estrategias, tácticas etc... todo esto lo descubrí más adelante en ese momento no me daba cuenta, me centré en los deberes para la jornada, desde el primer momento deciden que sean: Inönü - Kirka - Seyitgazi - Porsuk - Okubal - Inönü un total de 158 Km. Y una previsión meteo de llorar, térmica azul débil y hasta 1.800 m MSL en el aeródromo y hasta 2.100 m. MSL en la zona Sur.

Los principios son relativamente buenos, hasta Kiska es fácil, la montaña que hay de camino nos permite avanzar rápidos, pero la realidad en el llano posterior es dura; me hundo hasta 600 m.

Recuperarse hasta 1.200 m larga tarea que me hace perder tiempo para alcanzar el segundo punto de viraje y desde aquí entre 600 m. y 1.100 m. Avanzamos hasta el último punto de viraje, por delante la gente se hunde y no pasa la ladera hacia Oklubal. Un servidor se para y en una térmica salvadora alcanzo 1.300 m un lujo que me hace soñar con llegar, me faltan 400 m. de calculador.

Viento en cara y la fe intacta me lanzo, y con 600 m. otra vez un empujoncito hasta 900 m. el calculador dice "faltan 50 m." ¡ya paso la ladera! ¡ya llego!,Giampiero ¡qué voy!, arribo a Okubal con 200m. sudores fríos recorren mi frente, tengo que llegar a la ladera, y así es, con 150 m. la ladera tira y tira y tira y por fin llego. Hemos llegado cinco, descargan el Logger con el registro de mi vuelo, las cosas modernas: ni fotos ni barógrafos solo un ordenador y a correr. Todo válido, por hoy tercero ¡ALUCINANTE!

Las jornadas siguientes, me dieron lo mejor de la competición, con unas condiciones meteorológicas muy similares hasta la tercera jornada no caí fuera de campo y esta tampoco supuso una gran pérdida de puntos al completar casi en su totalidad la prueba marcada.

La más bella jornada fue la cuarta, 3/8 de cúmulos al comienzo y hasta 6/8 al final, nos hicieron volar con promedios de hasta 103 Km/h para el vencedor del día, promedios de +3,5 m/sg. Y velocidades entre térmicas de más de 140 Km/h, nada despreciable para el PW-5.

La quinta jornada llegó el "Cat's Cradle", algo nuevo con normas relativamente complicadas que se pueden resumir en: gana el que más kilómetros hace y se bonifica con 100 puntos al que aterriza en el aeródromo. Esta prueba es todo un ejercicio de decisiones, ¿dónde ir? ¿cuanto tiempo tengo? ¿Porqué aquel se va hacia allí si se ve mejor hacia allá? Etc... todo esto dentro de tu cabina y compartiendo información con tres pilotos italianos, lanzados a por todas.

La jornada comenzó dura en el primer tramo, ascendencias rotas y débiles en el inicio del primer tramo, hasta alcanzar la zona montañosa al sur con nubes bien desarrolladas y ascendencias fuertes.

El segundo tramo en dirección noreste fue el más lento. debido al fuerte viento de cara reinante. En el siguiente tramo, sin girar en ninguna ascendencia recorrí una treintena de kilómetros manteniendo 1.800 m. Regresé al campo, pero con pocos kilómetros realizados y perdiendo el tiempo en intentar hacer un punto de viraje, al Norte, muy complicado dadas las condiciones meteorológicas del día, techos altos, buenas térmicas en el Sur más de 40 Km/h. de viento del Noroeste, techos bajos y térmicas rotas en el Norte.

El sábado 13 de Septiembre Jornada inaugural en Ankara de los 1º World Air Games, lo más destacable la patrulla Águila del Ejército Español, hizo las delicias de todos los presentes con una espectacular exhibición sobre la ciudad de Ankara, todo el mundo vibró por unos instantes en español, la bandera que portábamos a nadie impedía la visión y no paró ni un segundo de ondear muy alta mientras la exhibición se desarrollaba.

Domingo 14 de Septiembre. Sin historia, mal día despegamos algunos, muchos al suelo y sólo tres lograron aguantar a duras penas.

Lunes 15 de Septiembre, a la postre fue el último día que se voló, Cat's Cradle por supuesto, previsión de día azul y complicado. Nos lanzamos al Sur como posesos nada más partir, térmicas débiles pero se veía un cumulito muy alto antes de Kirka, ¡y tan alto! Se subía hasta 4300 m. QNH a más de 5 m/sg. Pero en el resto no más de 2000m QNH, completé una buena kilometrada, más el final del día me pilló al otro lado de la ladera, mi último planeo fue desde Seyitgazi hasta el fuera de campo sin virar una sola vez. Si hubiera pasado era 30Km. más y el bonus pero el viento frío del Norte me dejó sin esa posibilidad.

En conclusión, 29 de 43 no está nada mal, bien preparados y con moral somos capaces de muchísimo más, una buena formación, entrenamiento en competición etc... y a ganar.

Los campeones son pilotos un poco mejor preparados (formación técnica) y que cometen menos errores (experiencia en competición) a la hora de aplicar técnica y tácticas, todo un compendio que hace al piloto de competición, aparte de un buen equipo de apoyo que genera el grado de confianza apropiado para afrontar las eventualidades del curso de la competición, como una ensalada con todos los ingredientes en la que cada uno debe saber el grado justo de sal vinagre y aceite para disfrutar comiéndosela.

Un saludo y buenos vuelos, nos veremos muy pronto.

Pedro Toquero

  • Regala un vuelo

    Una experiencia única

    Saber más