Imprimir

Santa Elena-Aguilar de Río Alhama

Escrito por Iñigo Diaz el . Publicado en Grandes relatos

Santa Elena-Aguilar de Río Alhama
(101 km)
Por Iñigo Diaz

Valle de Campezo


Todo empieza cuando el viernes a la mañana, viendo que el día tenía buena pinta le llamo a un compañero y quedamos a las 2 y media para ir a volar. La duda es si ir a volar a Aloña (Oñati, Guipúzcoa) o a St. Elena (Alava). Se decide ir a St. Elena, ya que parece que va a ir más gente a volar allí y el día anterior ya estuvimos volando en Oñati.
Nada más salir del currelo como un bocata y pa variar llego tarde a la cita de las 2 y media (a otras cosas se podrá ir tarde, pero a volar no, vaya manera de empezar). Cuando estamos de camino para Alaiza, el lugar habitual de reunión antes de subir al despegue, nos llama un amiguete asturiano que está por allí cerca y que se apunta a volar también, y en Alaiza aparece otro más de la cuadrilla. Total que estamos 4 para volar.

SANTA ELENA

El monte St. Elena está situado a mitad de camino entre Vitoria y Salvatierra, tiene 1.109 m, con un desnivel de 480 m aproximadamente. El vuelo es de orientación Norte, y se puede calificar de bastante fácil, y es frecuentemente visitado por los voladores de la zona.

Los tipos de vuelo que allí se pueden realizar son bien diferentes. Si se vuela antes de que entre la brisa de Norte y es un día soleado, el vuelo será de características térmicas, con una térmica fija justo encima de la balsa que hay en la zona de aterrizaje, frente al despegue. Si ya ha entrado la brisa de Norte (o nortazo,según el día) el vuelo ya no tiene nada de térmico y hay una bonita ladera asegurada. No me enrrollo más y además hay un libro titulado "Vuelo Libre en el País Vasco" en el que se explIcan perfectamente todas las características de esta zona de vuelo y muchas más.

La duda a veces suele ser si jugársela a despegar cuando todavía no ha entrado la brisa de Norte y buscar esa térmica que nos eleve cientos de metros sobre el despegue, con la posibilidad de no pillar nada y en 5 minutos estar aterrizado y dándose un baño en la balsa del aterrizaje, o esperar a que entre el "Norte" y hacer una ladera de 4 km de largo, pero sin nada de térmica y como mucho con 200 m. sobre el despegue. Pero, joder, no siempre van a ser laderitas placenteras y vuelos de 2 horas. ¡A la piscina!

Nada más llegar al despegue el viento está unas veces enfrentado y otras, cruzado, ratos en los que se queda casi nulo y rachas que suben hasta15 km/h.. Tiene buena pinta.

Despliego el parapente y me pongo el buzo. Vaya calor, debe haber unos 30ºC y aquí con el buzo. Primer intento, el viento viene cruzado del Este y la vela casi ni sube y cae totalmente cruzada. Subir 4 metros hasta la parte de arriba del despegue supone una buena sudada, me juro que sipincho, ni recojo ni nada, al agua!!!.

Segundo intento, esta vez sí, la vela sube prefecta hasta encima de la cabeza, la paro, ni un nudo o ramita enganchada, dos pasos y a volar. Salgo directamente hacia afuera, -1, -2,-3 m/s, creo que voy derecho a bañarme a la balsa. Pero justo al salir del bosque, pipipipipi, +0´5 +1 m/s, espero un poco antes de empezar a girar, +2 m/s, ahora estamos ya dentro de la térmica.

En poco tiempo he subido 400 metros sobre el despegue, peo la pierdo y bajo a -3 -4 m/s. Acelerador y vuelta al despegue, poco después de pasar por encima del despegue otra vez piiipipipipiiiii de lleno en otro +3 y en pocos giros 500 m. sobre el despegue. Esta vez aunque la pierda no me vuelvo al despegue. Aviso por la radio de que me voy para atrás y empieza el vuelo de verdad.

Voy directamente hacia el S-SO, en dirección al barranco de Musitu. Alguna vez en lugar de ir hacia este barranco he ido en dirección a Maestu (la zona civilizada más cercana) pero resultó ser un "agujero" lleno de "menostreseshastaelsuelo", así que por ahí no. Al llegar a Musitu otro +3+4 m/s y remonto otros 500 m, más, ya estoy con casi 1.000 m. sobre el despegue. Con esta altura enfilo por encima del pueblo de Sabando hacia el monte San Cristóbal, con dirección y objetivo el monte Hornillos, encima del cual tiene pinta de haber una térmica del copetín que me suba hasta 4.000.

Pero, cosas de la vida, ya se sabe, lo mismo se está arriba como se pincha estrepitosamente y paso de estar a 1.900 m., a tener menos de la cumbre del Hornillos (994 m.), por lo cual, tras un planeo fineza 2 o 3, me veo obligado a bordear el Hornillos por su cara Oeste y dirigirme hacia Antoñana. Con 300 o poco más metros sobre el suelo, veo que abajo hay viento, y por consiguiente turbulencia por los montes al norte de Antoñana. Debido a que en caso de tener que aterrizar quiero estar lejos de esa zona de turbulencia me alejo viento en cola hacia Sta. Cruz de Campezo.

Por el camino hay alguna burbuja que sube, pero imposible de girar. Llego hasta las piscinas de Campezo ("Fresneda") con unos 150 m. sobre el suelo.

El plan no es malo, aterrizar al lado de las piscinas, un bañito, una cerveza con un bocata y luego ya haré dedo para la vuelta a casa. Pero....... pipipipipi, los chopos de las piscinas se empiezan a mover y un+0´5 +1 se deja girar y poco a poco remonto unos 300 m. Con eso puedo tirar más hacia el pueblo y arrimarme un poco al monte. Derivo hacia atrás y en medio del valle empiezo a girar un pepino que llegó hasta +6 m/s y no bajó de +4, y que me subió de una tirada hasta unos 300 m. sobre la cima del Ioar. (1.442 m).

El plan de vuelo cambia. Ya van unos 20 km, estoy a 1.700 m., y toda la tarde por delante. Ya no pienso en bañarme es las piscinas sino en seguir rumbo ¿a dónde? Hace unas semanas estuvimos volando aquí y casi llegamos hasta Estella, pero al acercarnos a Estella, el viento Norte nos impidió seguir, así que el planteamiento de hoy es seguir toda la cuerda del Ioar hacia el Costalera (hacia el Este) y cuando esté lo suficientemente alto o la sierra se acabe pasar hacia el Sur y luego ya veremos.

De camino al Costalera otra descendencia de mierda que me deja poco más que a la altura de las crestas, con aspecto bastante amenazador por lo inaccesibles de los parajes, y con la sensación de que si pincho allí tiene que haber unos jabalíes como rinocerontes y de que me deberían sacar con helicóptero, ya que el monte es más cerrado que el pastor de Orduña. Pero nunca hay que dudar, un +4 bastante decente (girable) me remonta unos 400m. con lo que cruzar todo el Costalera se convierte en un paseo.

Llego al extremo de la sierra bastante alto (1.700 m. o así) y cruzo hacia el Sur, en dirección SE, hacia la carretera que va a Los Arcos. Por allí se nota el aire movido, no sé si será por estar en la parte Sur del Ioar y que hasta aquí llega turbulencia de ese macizo o qué. Voy un poco mosqueado.

Descendencia, -3, -4 m/s, no puedo estar mucho tiempo en esta zona de descendencia así que acelerador y hala, pa´lante. Voy cruzando todo el llano siguiendo en la descendencia esa de mierda y a unos 55-60 km/h según el Gps. Tengo la esperanza de que al llegar a Mués, justo en la única sierrita que hay por allí (donde está la Basílica de San Gregorio Ostiense, con una especie de cúpula azul, la próxima vez pararé a verlo) se desprenda alguna térmica salvadora (es como estar al final de un examen y esperas a que el profe se despiste, sacar la chuleta y aprobar, pero como se termine el examen y no copie nada mal rollo, o si no pillo nada in extremis en esa sierra la cagamos Carlos).

Llego a Mués muy pinchado, no tengo más de 200 m. sobre el suelo, pero hay un cerito que a veces es un +0´5 que espero se defina y suba más consistentemente. Se hace eterno, y además abajo en el pueblo hay una piscina azul en medio de todo el secarral amarillo que debe estar de p........ La térmica se empeña en definirse y en chafar los planes de piscina (está claro que hoy no debe ser día de chapuzón en agua fresquita). Es extraño, la térmica no es fuerte, no pasa de +3, pero es muy estrecha, parece mentira, estar girando tan cerrado para subir tan poco, pero si abro el giro la pierdo. Habrá que seguir girando así. Además está bien tumbada. Una vez centrada vaya vicio ir girando y derivando hacia el Sur.

Desde aquí, todo el camino hasta Mendavia, ya en las cercanías de Logroño, es girar cosillas poco consistentes, todo el rato a unos 900-1.000 m. sobre el nivel del mar (unos 600 sobre el suelo). La verdad es ir muchos kilómetros (unos 30 desde el Ioar) arrastrado, con muy poca altura, girando cosas muy flojas, y ya estoy un poco cansado de avanzar a base de girar más que el segundero del reloj, para ganar una mierda de altura, y entrar al borde de una depresión cada vez que intento hacer transiciones viento en cola y perder an nada de tiempo toda la altura que poco antes me había costado la ostia.
A todo esto, el tema de la radio. Hasta Antoñana había podido hablar por radio con mis compañeros que estaban en Sta. Elena, y Antoñana era la última referencia que les había podido dar, a partir de allí ya no pudimos hablar por radio. Seguí volando y a la altura de Los Arcos, hice el esfuerzo de medio darme la vuelta enla silla, sacar la radio de la mochila, cambiar a la frecuencia de los colegas de Logroño y dejar la radio en uno de esos bolsillos laterales de la silla en los que nunca se sabe qué meter. Llevaba como 1 hora desde Antoñana sin saber nada de nadie, y no estaría nada mal contactar con alguien conocido. Pregunto por Robert y los de La Rioja, "¿A ver, Robert, los de Logroño estais por ahí?", "Sí, estamos volando en Ribafrecha, quién coj....eres?", "Soy Iñigo, de Vitoria, vengo de Sta. Elena y estoy por Los Arcos", "¿Cómorrrrrrrr?"......

Ya os podeis imaginar la historia a partir de ahí. A mi me hizo un montón de ilusión contactar con ellos, y ellos me animaron todo el rato a seguir todo lo que pudiese.

Para mi llegar hasta el Ioar era como andar por casa, pero apartir del Ioar la zona me sonaba, y llegando a Logroño ya no conocía demasiado, excepto la zona de Arnedo y Peña Isasa, pero para eso quedaba un montón.

Ir desde Los Arcos hasta Mendavia fue ir arrastradísimo, parece mentira. Allí era donde peor lo veía todo. Me imaginaba que el Ebro sería una "corriente fría" de esas que no sueltan una térmica ni por asomo, pero joder, justo al revés. En la vertical del Ebro, encima de unos meandros que hace por allí (a ver qué tal salen las fotos), pillo un+2 +3 m/s, que poco a poco (eterno) me suben hasta 1.700 m., hacía rato que no frecuentaba esas alturas.

Aquí toca tomar otra decisión. Hasta ahora, aunque no de forma potente, el llano ha funcionado a la perfección, han sido 30 km desde el Ioar y ¿por qué no seguir por el valle del Ebro viento en cola con el cierzo que habían pronosticado? La respuesta es fácil. Había un deltero (Carlos) con 2.400 en la zona montañosa más al Sur, y el viento, ni cierzo ni po...., estaba Norte.

Así que rumbo a esas montañas que tienen unos molinos en la cima, y por donde debe andar aterrizado el colega Robert. Según me voy arrimando el techo sube, estoy ya a 2.300 m.

De repente uno de los mosqueos del vuelo. ¿Pasarán aviones por aquí? ¿La vamos a joder ahora por ese ruidito tututututututu que cada vez oigo más alto? El mosqueo va en aumento, miro a todaspartes (mi cabeza parece la de la cría del Exorcista, que giraba 360º, pues igual), me cagüenla........., de repente suspiro profundamente y me relajo más que si estuviera en un jacuzzi, justo debajo mío, pero muy abajo, hay una cosechadora que es la causante del ruido que me ha subido las pulsaciones más que una autorrotación del 30. Todo bien. Adelante.

Por la radio Robert y un colega que le ha ido a recoger me dan las referencias de dónde están parados en la carretera, los veo, más enanos quel copòn, igual de enano que me ven a mi.

Bueno, el siguiente objetivo es Bergasa, un pueblo al Este de la sierra esa de lo molinos (Sierra de la Hez).

Me ha costado unas 3 horas hacer los aproximadamente 50 km que hay de Sta. Elena a Logroño. He girado más cosas en una tarde que en los últimos 3 meses, hace mucho calor, sólo he comido un bocata vegetal (podía haber sido de lomo con pimientos o algo así, pero como hacía calor...), tengo sed, ........ hasta me planteo desistir, perder los más de 2.000 metros que llevo haciendo fotos......... pero nada más decirles a los de Logroño que estoy cansado, me dicen que si no sigo me va a ir a recoger mi.......pues ese.

Ir hasta Bergasa, se hace un poco largo. Son 8 o 10 km de transición en los que voy quemando la altura de reserva que llevo. Al pasar Bergasa y llegar a la zona de monte que separa este valle del de Arnedo, todo tira y no hay más que girar y subir poco a poco hasta 2.400 m. otra vez.

Aquí me pasa algo curioso. No se si será por el calor, la altura, el cansancio o qué. Miro el vario y estoy altísimo,pero...¿es normal estar tan alto a las tantas de la tarde? ¿Hipoxia o chorradas de esas que te hacen ver cosas raras e imaginarte números del vario que no son relaes, e incluso imaginarte el paisaje y todo? Pienso que igual es que me he dado un piñazo y estoy flipando y me imagino todo eso........... Pero no, todo es real, estás bien alto, todavía hay buenas condiciones y hala, adelante. Más tarde comenté esto con Robert y los otros, y hubo risas. Que cada cual piense lo que quiera o le de las vueltas que quiera.

 

 


Peña Isasa está a tiro y unos 500m. por debajo así que ni me preocupo, voy en dirección SE hacia Villarroya y Grávalos. En Grávalos estoy un poco pinchado. Sólo tengo 1.400 m (¿sólo? En otras condiciones y acostumbrado a lo de siempre eso sería la ostia) y no me da garantías para seguir hacia el Sur, con el riesgo de aterrizar en medio de la Sierra de Peñalosa, a las 8 de la tarde, cansado y en una zona despoblada y sin carreteras, hay que encontrar algo. Arrimándome a la Sierra aparece ese algo en forma de +4 m/s, parece mentira, las 8 de la tarde (o más, no me acuerdo bien) y todavía se disparan cosas de estas, así que a girar plácidamente.
Lo de ahora no son los churrazos que subían por Campezo a las 5 de la tarde. Un buen rato girando sin esfuerzo, despacio, la vela casi sola. Térmica ancha, tranquila, pero a +4¿eh?, no subas a menos que todavía queda luz y hay que seguir, que sino los de Logroño no nos vienen a buscar y la podemos liar parda.

Otra vez a 2.400 m. Y son las 8 de la tarde. Transición hacia Igea, y allí dudo de si ir hacia la zona de Fitero (hubiera caído un baño en el Balneario pero fijo, anda que no llevo toda la p... tarde pensando en el bañito ese) o hacia el Sur hasta la otra parte de lo que veo es una zona en la que si aterrizo sería cagarla bien cagada, porque no hay ni una p... carretera, ni un pueblo, ni un pastor con el que tener conversación un rato, nada de ná, o sea , el típico sitio que si lo ves volando dices "mejor a un árbol que ahí". Pero con este alturón creo que da para cruzarlo de sobra (son uos 12 km de transición).

Por el camino unas fotos, aviso por radio de que tengo previsto aterrizar en el siguiente pueblo (que no tenía ni idea de cual era) y que ya llamaría por teléfono.

Llego a Aguilar del Rio Alhama con mogollón de altura. Paseo por los montes que ahy al Sur del pueblo, un par de barrenotas, y aterrizo a las nueve menos veinte. Un par de gritos al cielo, otro par de llamadas para la recogida y a la compañera de uno, y a recoger.

Total que llego al pueblo, encuentro un bar, pregunto a ver si pnen algo de comer, pero no tienen pan. En otro bar lo mismo, hay huevos pero no hay pan.

Bueno, pues si no hay pan habrá que buscarlo. En la trastienda de la panadería del pueblo (o sea la cocina del panadero donde está el panadero y familia) me dan una barra de pan y un trago de vino que tras la tarde que llevo me deja medio cao, y aparezco en el bar con la barra de pan dispuesto a cenar lo que sea.

A las 10 y media llegan Robert y Carlos (el del ala delta) y vamos a Ribafrecha. Allí está un amigo deVitoria que ha ido hasta allí para recogerme (después de ésta dejará de ser amigo). Y a las 2 y media de la madrugada me meto en la cama sin todavía darme el chapuzón que llevaba preparando toda la tarde, pero con una sonrisa de oreja a oreja.  

Creo que este vuelo es de los más largos que se han hecho por aquí. No sé si se han hecho más largos, pero eso es lo de menos.

La clave de todo ha sido que el "Norte" ha entrado tarde y de forma suave, sólo a úlima hora entro un poco fuerte. El ir volando por "delante"del Norte ha hecho que éste haya ido levantando todas las térmicas que he encontrado por el camino. Si hubiera entrado Norte fuerte, hubiera barrido todo el calor acumulado en el suelo, dejando las condiciones térmicas en"cero". Pero no ha sido así. Sólo de esta forma me explico el que por ejemplo haya podido girar térmica en la vertical del Ebro hasta los 2.000 m.

Que en Sta. Elena haya una térmica "fija" enfrente del despegue en días soleados y antes de que entre el Norte, no es nada nuevo. Ni que Campezo sea un hervidero de térmicas. Hasta ahí todo correcto. Que el llano detrás del Ioar hasta LOS ARCOS"tire", pues es medianamente normal en una zona totalmente sembrada de cereal y con alguna sierra que cruza ese llano.

Encontrar esas condiciones en mitad del valle del Ebro es algo que hasta ahora no se esperaba. Y cruzar el valle del Ebro menos.

Siempre se había dicho que el Ebro era donde se acababan todos los vuelos desde el Norte en dirección Sur, o en dirección Norte desde el Sur. Pero no. Hay días en los que no sólo no es un tapón sino que es donde empiezan las condiciones buenas de verdad.

En total me salen, desde el punto de vuelo más al Sur (el paseo por las montañitas al Sur de Aguilar) hasta el despegue, 101 km. Y creo que todavía se podía haber seguido. Despegando 1 hora antes se hubiera llegado bastante más lejos. Y haciendo la primera parte del vuelo más rápido (50 km en 3 horas tiene cojones, salen 16 km/h, ni Schumacker) tambén se habría ganado más tiempo para, por ejemplo llegar a Aguilar 2 horas antes y haber seguido hasta no sé dónde. Pero eso lo descubrirá el siguiente.

La primera parte del vuelo ha sido la más difícil, techo no muy alto, a veces muy pinchado, zonas en las que a veces había viento, tener que pasar por zonas de "montaña" (Maestu, Antoñana, Costalera, etc...)......... y unas 3 horas para hacer 50 km (vaya promedio).

La 2ª parte totalmente distinta. Techos bien altos, térmicas por todas partes y 50 km en hora y media.

Los números:
El vario máximo es de +6 m/s, y el mínimo de -8 (esas barrenas para aterrizar.......).
La altura máxima alcanzada es de 2.437 m. sobre el nivel del mar, unos 1.400 m sobre el despegue.
La duración del vuelo, 4 horas 40 minutos, de 4 de la tarde a 8:40 de la tarde.
La velocidad máxima durante el vuelo: 64 km/h.
La recogida, larguísima......

Historias de miedo con plegadas, autorrotaciones, twist, tangos y eso, pues nada de nada. Creo que se plegó un cajón en la térmica del despegue, pero luego nada de nada.
La vela? Una Airwave Magic M, una joya. Da gusto andar con velas de éstas cuando hay que girar tanto.

Bueno, pues gracias a los de Logroño por los ánimos durante la 2ª parte del vuelo y la peaso de vuelta hasta Aguilar, a los de Vitoria por la recogida y a una que sé yo por aguantarme llegando a casa a las 2 de la mañana.

Iñigo Diaz

  • Regala un vuelo

    Una experiencia única

    Saber más